5 formas de reducir riesgos al viajar

Todo viaje implica un riesgo, sin embargo este nunca ha sido impedimento para hacer las maletas, izar las velas, calentar el motor y comenzar a movernos. Éstos últimos meses han sido muy especiales, nos enfrentamos a riesgos que antes no conocíamos o que veíamos muy lejanos, pero eso cambió y el mundo entero se volcó a tomar medidas de seguridad para evitar el contagio y enfermedad de la que ya todos sabemos.

Primero, ¿De qué hablamos cuando nos referimos a los “riesgos”’

Según la OEA, el riesgo es la probabilidad de que ocurra un hecho indeseable (OEA/DSS). Y por otro lado: Un factor de riesgo es “cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión” (Organización Mundial de la Salud).

Ergo, el nombre del juego es reducir los factores y disminuir al máximo posible las probabilidades de que suceda un hecho indeseable.

Los riesgos inherentes a los viajes estarán siempre presentes y en esta entrada, quiero compartirles algunos consejos para mitigar los riesgos. Entiendo que hay muchas otras formas y medidas para la mitigación de riesgos: Prevención, capacitación, técnica, elementos físicos y equipo, por nombrar algunos. Sin embargo, los siguientes consejos están enfocados a la planeación y aquellas acciones que los viajeros podemos realizar antes de iniciar el viaje para, poder disfrutar más nuestras aventuras y fomentar un turismo más consciente y responsable:

  • Estudiar la ruta: Todo viaje comienza cuando planeamos y esta es una de mis partes favoritas. Como nunca antes en la historia, contamos con acceso a información ultra-detallada de los destinos:  Mapas, reseñas, videos y fotografías, nos permiten conocer los destinos, ciudades, caminos y rutas antes de viajar. En ocasiones, cuando voy a visitar un lugar y sé que debo de encontrar una dirección en particular que puede resultar difícil de ubicar, uso herramientas como Google-earth, para visualizar los alrededores y llegar fácilmente. Y debo de decir, que en ocasiones, es muy divertido visitar los destinos desde la computadora o el celular antes de viajar.
  • Tener un contacto “en tierra”: En los viajes, especialmente a destinos de aventura, puede haber situaciones que impliquen cierto riesgo y cierto grado de dificultad de comunicación. Personalmente, cuando hago salidas a campo en solitario o con grupos pequeños, procuro compartir el destino, la ruta y la duración de la salida. Aún cuando no suceda nada de gravedad, puede haber ocasiones en las que estemos incomunicados y tener a alguien que pueda tener información sobre nuestro viaje, da siempre una gran seguridad frente a las contingencias.
  • Confirmar reservaciones: Puede parecer un tema trivial, sin embargo, confirmar los servicios y reservaciones antes de viajar, nos ayuda a tener un mayor control sobre la situación si es que planeamos el viaje por adelantado. Una cancelación de última hora en nuestro hospedaje o transporte, nos puede poner como viajeros en una situación contingente en donde podemos exponer nuestra integridad, pertenencias, tiempo y dinero en riesgo. Un mensaje o una llamada antes de viajar al destino, puede ayudar.
  • Conocer nuestro estado de salud: Las condiciones en un viaje, pueden cambiar sin previo aviso. El movernos de nuestro lugar de origen a un contexto distinto, implica cambios y condiciones que pueden afectar nuestra salud en todo momento: El tipo de comida, el terreno, el clima y otros elementos nos pueden afectar en mayor o menor medida. Estar conscientes de nuestro estado de salud al momento de viajar, conocer restricciones de alimentos, lesiones o condiciones de salud específicas, nos ayudará a evitar riesgos innecesarios. En viajes largos o difíciles, recomiendo una revisión médica preventiva.
  • Escucha a los locales: Nadie conoce mejor los destinos que las personas que viven en el lugar. Probablemente una de las formas más sencillas de evitar ponernos en riesgo es conversando con los locales, ellos nos podrán advertir de caminos o zonas inseguras, de riesgos potenciales, contingencias climáticas o lugares a evitar. Si bien, este es un punto debatible, pues cada quién habla desde su experiencia, es muy útil confiar en la propia intuición para buscar a alguien que nos inspire confianza y seguridad y seguir sus consejos. 


*Pro-tip, pregunta a los locales en dónde comer, ellos sabrán mejor en dónde comer bien y seguro, mucho mejor que otros turistas o guías de viajeros que no viven ahí. Si nos preguntan a nosotros, sabemos cuáles son los taquitos buenos y en donde No comer !

Esperamos que pronto el turismo se recupere y que más personas comiencen a viajar nuevamente. Los viajes deben de ser más sostenibles y seguros y tomándonos el tiempo de investigar y planear, podremos disfrutar más, mejor y de una forma más responsable.

Previous
Next
Previous
Next

Síguenos:

Contáctanos

Ponte en contacto con el equipo de ATMEX.

Contact Us