fbpx

La conservación: Prioridad para el desarrollo sostenible del turismo de aventura y naturaleza.

México es uno de los países megadiversos del planeta, sólo algunos países cuentan con ésta distinción y esto, hace que nuestro país se convierta en uno de los países más atractivos para el turismo a nivel global.

Éste es un “selecto grupo de naciones poseedoras de la mayor diversidad de animales y plantas, casi el 70% de la diversidad mundial de especies.” (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, 2020)

Nuestro país, además de contar con una gran diversidad de especies de flora y fauna, cuenta con una envidiable cantidad de ecosistemas, paisajes y destinos, que aportan un gran atractivo para el disfrute de sus habitantes con distintos fines: Deporte, investigación, bienestar y por supuesto, turismo, y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas es el organismo que se encarga de regular y administrar eficientemente el manejo de las Áreas Naturales protegidas o “ANP´S”.

Las ANP´s, son zonas destinadas a la conservación del patrimonio natural de México y “Todas ellas tiene la característica común de ser espacios físicos naturales en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por actividades antropogénicas (impacto humano sobre el medio ambiente), o que requieren ser preservadas y restauradas, por su estructura y función para la recarga del acuífero y la preservación de la biodiversidad.” (Secretaría del Medio Ambiente – Gobierno de la Ciudad de México, 2020).

El país cuenta con 182 Áreas Naturales Protegidas que su ubican en todo el territorio nacional, contando entre ellas: 67 Parques nacionales, 44 reservas de la biósfera, 40 áreas de protección de flora y fauna, 18 Santuarios, 8 áreas de protección de recursos naturales y 5 monumentos naturales. (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, 2019)

Las áreas de manejo en México, tienen una particularidad y es que en la mayoría de ellas, probablemente en más del 80% de las mismas, existen asentamientos humanos y muchos de ellos, se benefician directamente de los servicios ecosistémicos de las ANP´s, aprovechando sus recursos y su territorio para generar fuentes de conservación y medios de vida, por lo que su interés es la conservación y el manejo sostenible del territorio.

Algunas de estas comunidades, han encontrado y mantenido sus medios de vida mucho antes de los programas de manejo de territorio vigentes, la historia de México, compleja y cambiante ha dado como resultado la gran riqueza biocultural con la que contamos y que generar una simbiosis evidente entre el territorio, su patrimonio y los medios de vida en las comunidades.

El turismo de naturaleza y aventura, se ha convertido en un vehículo para la conservación y la generación de ingresos para muchas de éstas comunidades que cohabitan las ANP´s. La CONANP ha elaborado criterios que definen las Áreas Naturales Protegidas con Vocación turística, siendo al menos 100 de ellas las que cuentan con dicha vocación en las que sus pobladores, han encontrado en turismo una forma sostenible de generar ingresos y conservar el patrimonio natural de las zonas que habitan. En muchas de ellas, el turismo de naturaleza y aventura, representan el principal ingreso para cientos de familias.

Dentro de estos criterios, se encuentran algunos requerimientos como el uso de herramientas de manejo como el límite de cambio aceptable o capacidad de carga, que cuenten con actividades turísticas definidas y adecuadas para el entorno entre otras.

Por otro lado, el contexto global, está empujando al turismo a poner mayor atención en destinos naturales que son compatibles con los nuevos protocolos y requerimiento  de bioseguridad. El turismo de aventura y naturaleza se posiciona como una de las clasificaciones del turismo más adaptables y atractivas para la nueva normalidad.

El potencial de México como destino de turismo sostenible de aventura y naturaleza es enorme. Atendiendo a las nuevas tendencias, nuestro país cuenta con un enorme potencial no sólo para la generación de actividades económicas, si no para la conservación del patrimonio biocultural a través del manejo responsable de actividades turísticas dentro de las ANP´s.

Aunque es difícil, el turismo como medio para la conservación es posible, algunos casos de proyectos en África (Namibia, Tanzanía y Kenya), han logrado contribuir a la conservación de especies a través de proyectos turísticos sostenibles, generando y promoviendo mejores condiciones para las comunidades co-propietarias de los territorios, generando ingresos y desarrollo de capacidades para el staff que se emplea en los diversos parques y atrayendo mayor consciencia a la conservación de los destinos.

Namibia, un caso sólido de éxito de turismo para la conservación.

El turismo como herramienta para la conservación de las ANP´s en México es posible, sin embargo, es imprescindible el correcto manejo de las políticas públicas, los acuerdos comunitarios y las iniciativas privadas para lograr objetivos de sostenibilidad. El trabajo de organismos como la CONANP son uno de los medios más efectivos para promover la conservación y el desarrollo de actividades turísticas sostenibles en las ANP´s, el turismo entre ellas.

“En ATMEX, estamos convencidos de la importancia que tiene la conservación de las Áreas Naturales Protegidas o ANP´s para el desarrollo sostenible del país y para el crecimiento de la industria del turismo de naturaleza y aventura. No en balde se eligió como tema eje del evento ATMEX 2019, ‘ Áreas Naturales Protegidas como detonadores turísticos.´  De ahí nuestra preocupación frente a las decisiones planteadas en la reducción de presupuesto destinado a organizaciones dedicadas a la investigación y conservación en nuestro país, en específico la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, CONANP.   Consideramos que hoy más que nunca es de suma importancia el aseguramiento de los recursos, tanto materiales y  humanos como de conocimiento e investigación; así como la generación de condiciones que permitan sinergias para la conservación de nuestro patrimonio natural.  Y NO el desmantelamiento del organismo que precisamente regula y protege la materia prima de la industria de turismo de aventura y naturaleza.  Una industria, que dicho sea de paso, desde hace años se esfuerza por practicar y promover un turismo sustentable, regenerativo y respetuoso con los recursos naturales y culturales de las comunidades que se visitan .” – Dijo Rebeca Yañez, Directora General de ATMEX

En los últimos meses y desde 2019, los crecientes rumores sobre el recorte a presupuestos destinados a la conservación y en específico a organismos como CONANP y CONABIO entre otras, en aras de la austeridad económica como una de las principales líneas políticas, ha generado preocupación y descontento de ciertos sectores académicos, empresariales y civiles, por considerar que algunas medidas pondrán en riesgo la investigación y los esfuerzos por la conservación de nuestro patrimonio cultural.

Cabo Pulmo, Un ejemplo para conservación + turismo + comunidad

En el mes de Abril, se decretó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) una reducción del 75% en los recursos a los capítulos 2000 y 3000, lo que impacta directamente a organismos como la CONANP:

“Las instituciones gubernamentales -dependencias del Poder Ejecutivo, organismos descentralizados, órganos desconcentrados y empresas paraestatales- deberá operar el resto del año con el 25% de los fondos sobrantes en los capítulos 2000 y 3000.” (Raziel, 2020)

Estos recortes afectarán no sólo a los organismos encargados de la conservación del patrimonio natural, también a organismos encargados del desarrollo científico, educación e investigación en México.

De acuerdo al diario La Jornada: “A la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) se le redujo 75 por ciento de su presupuesto a pesar de que actualmente destina tan sólo 9 pesos por hectárea, se requieren 74 pesos, en la superficie de las 182 Áreas Naturales Protegidas (Anps)” (Enciso, 2020), presupuesto que es a todas luces, insuficiente por mantener un correcto mantenimiento y conservación de las ANP´s.

El ejercicio del presupuesto suficiente, la planeación a largo plazo y no sólo a objetivos e intereses sexenales y sobre todo, la vinculación y generación de sinergias con otros organismos e iniciativas es fundamental para lograr una verdadera articulación que resulte en la conservación del patrimonio biocultural en México y que de paso, se desarrolle el potencial del turismo de aventura y naturaleza en México, generando el verdadero estado deseado del turismo: Ser una industria que promueve el desarrollo socio-económico y la conservación y regeneración del patrimonio biocultural de México.

Es responsabilidad de todos, exigir transparencia en el uso de los recursos, promover y demandar el destino de recursos suficientes y bien encaminados a organismos que promueven la conservación de nuestro patrimonio, pues en ellas, existen mexicanas y mexicanos profesionales, preocupados por el desarrollo y la conservación de los recursos que son de todos. Busquemos, a través de la acción reivindicar la importancia y la priorización del cuidado del medio ambiente y nuestros destinos, por el turismo, por los medios de vida, por la biodiversidad y por los que vienen detrás de nosotros.

Gerardo Ibarra
Director Operativo – Dopamina.Travel
Colaborador ATMEX

X