La Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, un importante espacio para el desarrollo de actividades sustentables

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) son un importante espacio para la conservación del Patrimonio Natural de México, en donde los dueños del territorio tienen la oportunidad de desarrollar actividades turístico recreativas y artesanales que pueden contribuir a la generación de fuentes de empleo aprovechando el entorno natural del sitio de manera sustentable.

Biol. Felipe Martínez Meza

Egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con 22 años de experiencia en el manejo de Áreas Naturales Protegidas y prácticas de monitoreo de flora y fauna silvestre.

Mary Paz Chávez Mondragón

“Orgullo verde y oro” obtuve el 1er lugar de admisión para el ingreso a la Licenciatura en Turismo. Egresada y titulada con mención honorífica de la Facultad de Turismo y Gastronomía con especialidad en Gestión del Patrimonio Natural y Cultural de México de la Universidad Autónoma del Estado de México, Generación 2014-2019. He desempeñado actividades turísticas en diversas Secretarías de Turismo de México, colaborado en proyectos de investigación en el Centro de Investigación y Estudios Turísticos (CIETUR), cursos-talleres de conservación, cultura y proyectos turísticos sustentables. Actualmente me encuentro en el Proyecto “Sinergia para fortalecer el manejo efectivo de las Áreas Naturales Protegidas” del Programa de las Naciones Unidas (PNUD) como técnica para el seguimiento de las acciones y proyectos turístico-recreativos y educativos de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP)

Las ANP son las zonas del territorio nacional y aquellas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano o que requieren ser preservadas y restauradas (LGEEPA).

Hoy en día el Sistema Federal de Áreas Naturales Protegidas está conformado por 182 ANP, que abarcan una superficie total de 90 millones 839 mil 521 hectáreas. En ellas se salvaguardan una buena parte del espectro de diversidad biológica que existe en el territorio nacional, los océanos, islas, arrecifes, sierras, valles, bosques y selvas, planicies costeras, desiertos, zonas áridas, ríos y lagos. En este sentido, la captación del agua pluvial que ocurre en las ANP es uno de los servicios ecosistémicos más importantes que se ofrecen para desarrollo de las actividades humanas y la subsistencia de muchas especies de flora y fauna silvestre. Adicional al patrimonio natural, las ANP contribuyen a la protección de sitios de importancia cultural incluyendo zonas arqueológicas con interesantes tipos de vestigios de culturas prehispánicas de gran relevancia. 

Una de estas joyas naturales en nuestro país, es la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca (RBMM), la cual se localiza entre los estados de México y Michoacán, comprendida dentro de los municipios de Temascalcingo, San José del Rincón, Donato Guerra y Villa de Allende en el Estado de México, y Contepec, Senguio, Angangueo, Ocampo, Zitácuaro, y Aporo en el Estado de Michoacán. Con una extensión de 56,259 hectáreas, fue decretada en noviembre del año 2000 con la finalidad de proteger y conservar los sitios de hibernación de la mariposa monarca (Danaus plexippus).

La reserva es una importante zona de captación de agua de lluvia que abastece del vital líquido a las ciudades de México y Toluca, a través del Sistema Cutzamala, y es una región estratégica para la conservación de la diversidad biológica de especies endémicas de flora y fauna silvestre. En ella tiene lugar año con año uno de los fenómenos naturales más impresionantes del mundo, la migración, reproducción e hibernación de millones de mariposas monarca. Este fenómeno migratorio y los bosques de la reserva, le dan ese “Valor Universal Excepcional” que se requiere para ser considerada Patrimonio Natural Mundial, denominación internacional otorgada por la UNESCO en julio de 2008, bajo el criterio VII, relativo al Fenómeno Natural Superlativo y un área de excepcional belleza.

Algunas ANP constituyen destinos turísticos únicos en el mundo, como es el caso de la RBMM, puesto que en ninguna zona se puede observar la misma concentración de poblaciones de mariposas como en ésta ANP. Por lo tanto, tiene el potencial de contribuir de manera significativa al desarrollo económico local y regional; además de promover la conservación de la especie y del ecosistema.

Ante el interés creciente en México por la protección de los recursos naturales en las reservas de la biosfera, así como por los nuevos destinos turísticos, obligó al estado y otros organismos relacionados con el tema a crear programas a nivel nacional, como la “Marco Estratégico de Turismo Sustentable en Áreas Naturales Protegidas de México”, el cual busca que el turismo contribuya a la conservación y desarrollo sustentable de las ANP federales y áreas de conservación, además lo consideran como una alternativa económica de las comunidades, ya que el aprovechamiento turístico a menudo constituye el valor de uso directo más relevante y potencialmente sustentable de la biodiversidad de las ANP; por ello se potencializó la necesidad de crear nuevas actividades productivas que generaran ingresos para la población, así como la indiscutible preservación del área, conllevando a la alternativa de desarrollar proyectos ecoturísticos en toda la reserva.

En este contexto, y ante el interés que empezó a despertarse entre los amantes de la naturaleza, en 1986 se dio apertura al primer santuario de mariposa monarca al público en el ejido El Rosario, Municipio de Ocampo, Michoacán; iniciando así la actividad turística en la reserva, para que los visitantes pudieran apreciar este fenómeno migratorio y que los ejidatarios obtuvieran ingresos a través del cobro por el acceso a los santuarios, permitiendo a las comunidades prestar servicios turísticos sólo con permisos oficiales; ofertando actividades tales como la observación de aves, recorrido a cascadas y miradores, senderismo, ciclismo, venta de alimentos y bebidas, artesanías y hospedaje en cabañas.

Actualmente, la RBMM, cuenta con infraestructura de calidad en los diferentes santuarios de acceso público, ubicados en los ejidos: El Rosario (Ocampo, Michoacán; en operación desde 1986); El Capulín y Macheros (Donato Guerra, Estado de México, 1995); Cerro Prieto (Angangueo, Michoacán, 1996), La Mesa (San José del Rincón, Estado de México, 2002) y Senguio (Senguio, Michoacán, 2005); así como una gran diversidad de servicios y atractivos naturales que intensifican el interés del visitante. Lo anterior, aunado al fortalecimiento de la señalética del lugar, la capacitación de guías y la conformación de reglamentos internos, que dan lugar a santuarios con perspectiva de orden y de un apropiado manejo de los posibles impactos negativos que pudieran presentarse al desarrollar este tipo de actividades, que son fundamentales para la generación de fuentes de empleo en la región de la mariposa monarca. De manera global durante un periodo de 13 años, diversas instituciones de los tres niveles de gobierno y a través de diferentes programas de subsidios, han creado y fortalecido la infraestructura turística con que hoy se cuenta en la región, para ello instancias como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Secretaría de Turismo (SECTUR) han jugado un papel muy importante.

La reserva se ha convertido en un punto de atracción turística con una creciente demanda y un perfil muy diverso de visitantes durante la temporada entre noviembre y marzo de cada año,  lo cual genera empleos temporales y una derrama económica local importante, captada directamente por Prestadores de Servicios Turísticos (PST), comerciantes y habitantes de algunos centros urbanos, comunidades y pequeños poblados de la región; por ello en el mes de septiembre de cada año y con la finalidad de regular las actividades turísticas-recreativas, los PST tramitan un permiso para realizar actividades comerciales dentro del ANP (venta de alimentos regionales y/o artesanías); actividades turístico recreativas con vehículo o unidad de transporte (caballos) y actividades turístico recreativas con infraestructura.

La actividad turística se ha enfocado a la visita pública en los seis santuarios, (El Rosario, Sierra Chincua, Senguio, El Capulín, Macheros y La Mesa) para la observación de la mariposa monarca, en los meses de noviembre a marzo. El registro histórico de visitación turística en la RBMM nos indica que en los últimos 34 años se han recibido más de 2.9 millones de turistas. Estos datos son tomados de los libros de registro de visitantes, con los que cada parador turístico cuenta durante la temporada.

Una característica del turismo es su vulnerabilidad a una serie de factores externos, el número de visitantes que llegan a la RBMM en general muestra importantes variaciones de una temporada a otra. Por ejemplo, hay evidencia de que en vacaciones navideñas y días festivos soleados llegan un alto número de turistas, lo que incide en una sobrecarga al bosque, pero la cantidad de visitantes se reduce drásticamente en días laborales y en los periodos de heladas, tormentas o precipitaciones intensas.

El perfil del turista que llega para observar la mariposa monarca, está compuesto generalmente por familias donde varían las edades; son turistas nacionales y extranjeros. Los nacionales provienen principalmente de Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Querétaro y Guanajuato; los provenientes del extranjero son principalmente de Canadá, Estados Unidos, Francia, y España; sin demeritar la presencia de turistas de al menos otros 22 países, que llegan a los bosques del Estado de México y Michoacán para apreciar el extraordinario fenómeno de hibernación de la mariposa monarca.

En marzo de 2020, la Organización Mundial de Salud (OMS) declaró a la enfermedad denominada «COVID -19” como pandemia. Los efectos a nivel mundial han repercutido no solo en una crisis sanitaria, sino que ha generado también impactos económicos y sociales diversos de singular importancia a nivel global. En este sentido y considerando la importancia que las ANP tienen para el sector turístico, la CONANP desarrolló un documento publicado el 6 de julio de 2020, con las recomendaciones generales para guiar el retorno de las actividades turísticas en las ANP de carácter federal de México, las cuales se definieron a partir de lo referido en el Marco Estratégico de Turismo Sustentable en Áreas Naturales Protegidas de México.

Asimismo, conocedores de la importancia y la demanda turística que tienen los santuarios de la RBMM; la CONANP en coordinación con “Soñemos MX” y el Centro Latinoamericano de Formación y Capacitación para Guías en Turismo, S. C. (CENLATUR); con el apoyo económico de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable en México, lideraron el proyecto  denominado “Fortalecimiento de las capacidades para la operación Turística en Áreas Naturales Protegidas en el contexto COVID-19” considerando las siguientes acciones:

  1. Capacitar a PST (de formato presencial) en la implementación de las recomendaciones elaboradas por la CONANP en el contexto COVID-19.
  2. Desarrollar las especificaciones de recomendaciones, para los sitios piloto en caso de así requerirlo.
  3. Dotar de equipos de protección personal y limpieza para reducir el riesgo por COVID-19 a PST locales.
  4. Certificación Punto Limpio de SECTUR.
  5. Certificación de guías locales bajo la NOM-09-TUR 2002.

Dicho proyecto fue dirigido a la atención de 270 PST para cada tipo de servicio (alimentos, artesanías, guías, etc.), 183 en el santuario El Rosario y 87 en Sierra Chincua, en tres cursos de capacitación de 40 horas cada uno, divididas en 6 días de trabajo, cumpliendo con los protocolos bio-sanitarios correspondientes.

Gracias a este proyecto, a la disposición de los PST locales de los Santuarios Sierra Chincua y El Rosario y a la coordinación intersectorial de la CONANP, La Secretaría de Turismo de Michoacán y a la Secretaría de Salud, fue posible la apertura de ambos santuarios durante la temporada 2020-2021, bajo estrictas medidas de seguridad e higiene y con un aforo de visitación regulado, en tanto que los santuarios de La Mesa y Capulín-Macheros ubicados en el Estado de México no abrieron al público por decisión propia y como medida preventiva para evitar posibles contagios entre su población.

Otro aspecto dentro del ANP ligado al turismo y a la conservación indirecta de la mariposa monarca son las actividades productivas alternativas, en donde grupos de pobladores locales a través de un largo proceso de capacitación, formación y equipamiento, han logrado conformar un muy interesante gremio de artesanos y productores que manejan de manera racional y sustentable sus recursos naturales, partiendo de la base de su conocimiento y uso ancestral, alcanzando incluso por su nivel de organización y perseverancia la conformación de un “Sello Colectivo” que da identidad y razón de la calidad de sus productos, entre los que destacan la producción y productos derivados de miel de abeja, artesanías de hojas de ocoxal, joyería de vidrio reciclado, bordados y textiles mazahuas, y productos naturales a base de herbolaría.

A través de esta iniciativa productiva sustentable, se ha ampliado la participación de las comunidades y se fomenta el aprendizaje de los productores para el fortalecimiento de sus capacidades y la mejora de sus productos. El Sello Colectivo Mariposa Monarca además de otorgarles una identidad a los productores de forma paralela genera una ventana de oportunidad que les permite la comercialización de sus productos en espacios turísticos y en otros puntos de venta.

Los PST, artesanos y productores locales, además de hacer uso de los recursos forestales no maderables como plantas vasculares, hongos, entre otros, poseen conocimientos y habilidades para realizar actividades con recursos naturales muertos, lo que contribuye a la conservación del bosque. Además, colaboran reforestando y en jornadas de limpieza, en reuniones y organización en cada una de sus mesas ejidales. La intervención de las mujeres y hombres es fundamental para el cuidado y conservación de los recursos naturales; por ello, es necesario impulsar su participación en las políticas públicas, programas, proyectos de gestión ambiental y continuar fomentando la regulación de la actividad turística en la RBMM y fortaleciendo las actividades productivas de la región.

Anterior
Siguiente
Anterior
Siguiente

Síguenos:

Contáctanos

Ponte en contacto con el equipo de ATMEX.

Contact Us