Lugares seguros a los que puedes viajar en el norte de México durante la pandemia

Para todos los que nos gusta viajar, 2020 fue un año difícil. La pandemia nos obligó a quedarnos en casa la mayor parte del año, y en el caso de quienes sí viajaron, a reconsiderar la forma como viajaban.

Viajar con gel antibacterial, cubrebocas, y protocolos de sanitización fue un reto este año, y lo seguirá siendo mientras siga habiendo riesgo por COVID-19. La mayoría de las empresas turísticas como hoteles, aerolíneas y tour operadores ya han adaptado los protocolos de sanitización en todos sus procesos, sin embargo, nosotros como viajeros no acabamos de acostumbrarnos a la nueva forma de viajar.

Una de las tendencias en crecimiento es el turismo carretero y regional. Viajes cortos, en coche, a lugares cercanos, grupos pequeños, minimización de riesgos. Este tipo de viaje invita a la desconexión de nuestra cotidianidad, pero a una conexión más profunda con los lugares que visitamos, que se antoja más real e íntima, ya que estamos literalmente al volante del viaje. 

Estos son algunos lugares que puedes visitar en tu próxima aventura carretera.

Parras de la Fuente, Coahuila

A 147 kilómetros de la ciudad de Saltillo está el pueblo mágico conocido como el “oasis de Coahuila”, reconocido por su historia de más de 400 años y su vocación vinícola, que comienza en 1593, en las bodegas del Marqués de Aguayo. La hacienda de San Lorenzo, fundada a fines del siglo XVI, donde se establecieron las primeras bodegas de vino producido en América, y que actualmente funge como sede oficial de la Casa Madero, productora de los vinos más famosos de Parras, cuenta con un museo en donde se pueden apreciar antiguos utensilios que se utilizaban en la fabricación del vino.

 

Parras de la Fuente ofrece de todo, desde una gastronomía típica mexicana deliciosa hasta excursiones de aventura en lugares como el Cañón de la Lima, caracterizado por su piedra azulada, donde se puede realizar un recorrido de más de 4 horas por las paredes de más de 40 metros de altura, nadar, escalar, hacer rappel, caminar por los senderos y atravesar varios obstáculos naturales. 

 

El centro del pueblo invita a caminar entre sus calles y edificios históricos, como la Casa del Abuelo, una imponente casa de arquitectura porfiriana que fuera residencia de don Francisco I. Madero, precursor y mártir de la Revolución, cuyo pueblo natal es justamente Parras de la Fuente, y sus acueductos, construidos a principios del siglo XX. Entre las mejores fechas para ir está la Fiesta del Aniversario de la Fundación de Parras el 18 de Febrero;  las fiestas del Santo Madero, cada 3 de mayo y las fiestas de la uva y del vino y de la vendimia, organizadas por Casa Madero, que se celebran los días 9 y 10 de agosto.

Jerez, Zacatecas

A sólo 57 kilómetros de Zacatecas se encuentra el pueblo mágico de Jerez, un pueblo lleno de historia y edificios neoclásicos, donde según los locales, siempre hay fiesta. Jerez es famoso por su gastronomía típica, como el Asado de Boda Jerezano, Birria, Barbacoa, Chorizo Jerezano, Lengua Rellena de vino de Jerez, además de dulces típicos como cocadas, perones en almíbar, ates de manzana, membrillo, dulces de biznaga, el camote de leche y claro no pueden faltar las peculiares tostadas y tosticarnes jerezanas, así como los ya tradicionales burritos de la palma y las nieves y raspanieves.

Jerez cuenta además con una ubicación estratégica para los viajeros que quieren un contacto con la naturaleza. Ubicado en un valle de clima templado, Jerez está en la boca de entrada al Cañón de Tlaltenango y a pasos de la Sierra de Cardos dónde se pueden encontrar senderos para caminata espectaculares, tirolesas, cabañas entre otras atracciones.

El centro histórico de Jerez es tan bello que inspiró al poeta Ramón López Velarde. Una caminata por el centro histórico te permitirá ver el hermoso quiosco morisco del Jardín Rafael Paez (antigua Plaza de Armas), visitar el Santuario de Nuestra señora de la soledad, visitar el Museo Interactivo Casa Ramón López Velarde y detenerte a probar la gastronomía local en alguno de sus múltiples cafés y restaurantes. Jerez es uno de esos lugares en México donde el tiempo se detiene, lo que lo hace un lugar ideal para un fin de semana largo o algunas semanas de home office desde un lugar tranquilo.

Durango, Durango.

La ciudad de Durango se encuentra en el corazón de México, a 898 kilómetros de la Ciudad de México. Es el cuarto estado más extenso del territorio mexicano y, por otro lado, es el noveno menos poblado, lo cual lo hace ideal para una temporada de home office lejos de los epicentros de la pandemia del COVID-19. 

Durango es el estado mexicano con más sitios Patrimonio de la Humanidad dentro del Camino Real de Tierra Adentro, 19 en total, entre ellos el Centro Histórico de la Ciudad de Durango, con cerca de 1000 construcciones de valor histórico, con estilos desde el neoclásico y barroco hasta el neogótico. Las calles del centro de Durango cuentan con la mayor cantidad de inmuebles históricos catalogados por el INAH en el norte del país, lo que da al estado una tremenda riqueza histórica y cultural. El centro se presta para caminar. El Paseo Constitución con sus cafés, restaurantes y galerías, el tranvía turístico y el teleférico, hacen de la visita al centro histórico una experiencia muy rica.

Su ubicación lo hace ideal para la aventura, con la Sierra Madre Occidental como patio de juegos en la parte centro y oeste del estado y la Sierra Madre Oriental del lado este, además de las Sierras y llanuras del Norte y la Mesa del Centro, con  cañones de hasta mil 400 metros de profundidad, tupidos valles y bosques, gigantes depresiones como el Bolsón de Mapimí y maravillas naturales como las Grutas de Rosario, con una profundidad de más de 500 metros. En Durango se pueden encontrar diversos centros eco-turísticos, como Mexiquillo y Otinapa para pasar el día o el fin de semana practicando actividades como senderismo, rappel, bici de montaña, tirolesas, o simplemente pasar un par de noches en una cabaña, descansando de la vida urbana y disfrutando el magnífico cielo de Durango.

La belleza de sus paisajes desérticos y boscosos han hecho de Durango un personaje importante dentro del género western del cine americano, habiendo sido sede de filmación de cientos de películas entre las que destacan Fat Man and Little Boy, Bandidas y La Máscara del Zorro. El Estado cuenta con impresionantes sets abiertos, como el mítico rancho La Joya, donde se daban lugar las locaciones que utilizaba John Wayne, también se encuentran Chupaderos y Paseo del Viejo Oeste, los cuales están abiertos al público, y que se encuentran a una corta distancia de la ciudad, haciéndolos ideales para un tour de un día.

Además, Durango cuenta con una rica tradición gastronómica que es el resultado de una fusión de tradiciones entre el sur y norte de México, la cultura ibérica y los pueblos indígenas de la región. Platillos como el Caldillo Durangueño, un caldo de carne seca de res o venado con chiles asados, los patoles durangueños, frijol blanco con el famoso chorizo de la región, tocino y jamón, el mole almendrado, las gorditas y los dulces de almendra y nuez, conservas y licores de frutas hacen de Durango una gran experiencia para el paladar más exigente. Durango es además referente nacional en producción de Mezcal, siendo uno de los 9 estados con denominación de origen.

Durango es el lugar perfecto para quien puede darse el lujo de trabajar en casa, con las comodidades (y wifi) de la ciudad, pero con la tranquilidad de un pueblo colonial.

Estos son sólo tres ejemplos de todos los lugares que México nos ofrece para viajar por carretera. Los invitamos a compartirnos más opciones a comunicacion@atmex.org. Publicaremos las mejores opciones!

Previous
Next
Previous
Next

Síguenos:

Contáctanos

Ponte en contacto con el equipo de ATMEX.

Contact Us