Espeleoturismo, Sostenibilidad, Participación y Consciencia

La Península de Yucatán no es particularmente famosa por sus cuevas, pero debería serlo. Dos lugares sobresalen como los más extremos para visitar, no por su difícil acceso, sino por el espectáculo que la Madre Naturaleza tiene para ofrecernos. En uno, millones de murciélagos entran y salen de una cueva al atardecer; en otro, decenas de serpientes se balancean del techo en otra cueva en total oscuridad para darse un festín de murciélagos.

Lugares como éstos, que no imaginas ver en un catálogo, son tesoros de la biodiversidad y nuestro objetivo como prestadores de servicios turísticos es contribuir activamente a su preservación, por su invaluable aportación al capital natural. El turismo de naturaleza no puede ser desordenado, tiene que adherirse a lineamientos que favorezcan la conservación; lo que sin el acompañamiento necesario no sucede. Es por lo que iniciativas como la Alianza Peninsular de Turismo Comunitario y otras plataformas de vinculación se vuelven fundamentales para la sostenibilidad de nuestros destinos turísticos. 

El Volcán de los Murciélagos de Calakmul

Los murciélagos utilizan como refugio cuevas, grietas de rocas o troncos huecos. La cueva “El Volcán de los murciélagos” se ubica en la ruta que conecta Chetumal con Campeche. Cada atardecer, de esta cueva salen a alimentarse casi dos millones de murciélagos. 

Esta cueva es uno de los refugios de mayor importancia para la conservación de los murciélagos de la región. Se han identificado al menos ocho especies de murciélagos; una es nectarívora y las restantes insectívoras. Los murciélagos insectívoros proporcionan un servicio ambiental fundamental para la agricultura, ya que reducen las poblaciones de insectos, muchas de las cuales constituyen plagas agrícolas. Esta zona tan valiosa no es compatible con la agricultura intensiva o el turismo masificado. 

Una grave amenaza es que los murciélagos ingieran insectos contaminados con pesticidas. A su vez, las poblaciones de veinte especies de aves rapaces que consumen murciélagos contaminados se ven afectadas, lo que resulta en un efecto bio-magnificador del impacto de los pesticidas. Actualmente, la cueva también recibe presiones humanas de diversa índole como visitas no reguladas, modificaciones ambientales injustificadas y atropellamiento de murciélagos por automóviles en exceso de velocidad en la vía de comunicación más inmediata a ella; aún queda por definir el impacto que sufrirá con la infraestructura y tránsito del tren maya, que está planeado para cruzar a escasos metros de la cueva. 

Ilustración 1 Ubicación del Volcán de los Murciélagos. Balam-Kú, Calakmul. ® Conabio BJ002

Confundir un espectáculo impresionante de la naturaleza con un atractivo turístico no siempre tiene buenos resultados, sobre todo si éste se da sin el acompañamiento profesional necesario. En este caso estamos hablando de personas entrando sin restricciones a una cueva y tomando fotos con flash en un momento crucial del comportamiento cotidiano de los murciélagos que puede verse irreversiblemente alterado. Los meses con mayor frecuencia de visitas son los periodos vacacionales de semana santa y verano; lo cual coincide con la temporada de preñez y el inicio de la lactancia de los murciélagos; por lo que se requiere de acciones de conservación.

Las cuevas no son lugares para tomarse a la ligera. Tienen una función precisa en la biodiversidad local, y pueden representar un riesgo a la salud humana; pero muchas veces los visitantes no están al tanto y no utilizan las medidas de protección adecuadas. 

El acceso al interior la cueva debería estar restringido a investigadores y el uso de equipo de protección personal debe ser obligatorio. El establecimiento de un mirador por fuera de la cueva evitaría el problema de la erosión actual del borde causada por retirar la vegetación que estorba para tomar sus fotografías. El lugar donde se colocan los visitantes para la observación coincide con la dirección de salida de los murciélagos; ocasionando que éstos pasen por encima de la gente, colisionando con ellos y resulten heridos por los visitantes. 

El mayor peligro al que se exponen los visitantes al introducirse a la cueva es el de contraer histoplasmosis, una enfermedad pulmonar causada al aspirar las esporas de cierto hongo que prospera en la acumulación de excremento. Además, la cantidad de excremento acumulado también genera metano y dióxido de carbono, lo que puede causar asfixia. Las personas que actualmente visitan la cueva para ver a los murciélagos salir al atardecer no disponen de la información adecuada para realizar una visita que no ponga en riesgo su salud, o la integridad del lugar y su conservación. Tenemos ante nosotros una zona que es excepcional, y si somos indiferentes, pronto se convertirá en un espejismo de lo que alguna vez fue. No seamos cómplices de su deterioro. 

La Cueva de las Serpientes Colgantes, Kantemó Quintana Roo. 

Kantemó es un ejemplo de turismo comunitario sostenible, el cual no hubiera sido posible sin el acompañamiento del reconocido biólogo Arturo Bayona Miramontes. Ubicada en un punto muy lejano de las zonas turísticas de Yucatán y Quintana Roo, el acompañamiento que han tenido con el biólogo Bayona ha sido fundamental para distinguirse de los otros proyectos de turismo de naturaleza que contaron en sus inicios con la detonación por parte de CDI, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas; ya que lograron consolidarse como un proyecto resiliente y bien cimentado en bases firmes de educación ambiental y gestión comunitaria. 

Ilustración 2 Kantemó, la cueva de las serpientes colgantes. ©

 Alianza Peninsular de Turismo Comunitario

En la Cueva de las Serpientes Colgantes habitan seis especies de murciélagos que son el único alimento de estas serpientes constrictoras que salen de entre las cavidades saturadas de fósiles marinos; debajo, la atraviesan las cristalinas venas subterráneas del subsuelo Yucateco en las que habitan los únicos seres vivos del inframundo abismal: la anguila ciega (Ophisternon infernales); la dama blanca (Ogilbia pearsei); el camarón ciego (Creaseria morleyi) y la cochinilla acuática (Creaseriella anops). En la superficie, cuando los hielos se desvanecieron al final de la última glaciación, quedó aislada en la superficie la laguna de Chichankanab, el pequeño mar reconocido como Sitio Ramsar, donde se puede flotar en una canoa infinitamente sobre sus aguas saturadas de sulfato de calcio muy diferente a las carbonatadas aguas de los conductos subterráneos. En la colindancia, como si no fuera suficiente tanto esplendor, comienza la Reserva de la Biósfera de Balan Ka’ax. 

Ilustración 3 Sistema Lagunar Chichankanab. Sitio Ramsar. © Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura. (CCMS)

Como parte del proyecto ecoturístico se instalaron sanitario ecológicos, dos palapas y un comedor para atender a los visitantes. La población local se organizó, se capacitó y se distribuyó las responsabilidades operativas, de conservación y mantenimiento; adquirieron equipos de aventura, cascos y visores para enriquecer la experiencia turística, chalecos salvavidas, canoas y bicicletas; crearon una empresa local para brindar servicios ecoturísticos e incluso hubo quien se certificó como guía de turismo de naturaleza; es más, hasta aprendieron inglés. Así si dan ganas de visitarlos, apoyarlos y difundir sus logros. 

Para complementar la visita a la cueva, se diseñó un sendero interpretativo que incluso se puede recorrer en bicicleta, ideal para la observación de las 97 especies de aves migratorias. Tal vez estemos en el medio de la nada, pero a la vez estamos en el medio de todo. Bien dicen que la mejor parte de un viaje es el recorrido que se hace para llegar.

Ilustración 4 Vista Aerea Sistema Lagunar Chichankanab. © Gulf of California Marine Program.

El principal obstáculo que tiene Kantemó, así como muchos sitios impactantes es la distancia que los separa de los principales polos turísticos; por lo que pocas personas se animan a visitarlo. Sin embargo, la aventura de llegar a un lugar tan recóndito para ver unas serpientes alimentarse de murciélagos mientras se balancean del techo en una cueva vale la pena desde el momento en que lo comenzamos a planear. Es entonces que las plataformas digitales de comercialización se vuelven fundamentales; al organizar y facilitar la contratación de servicios turísticos complementarios entre sí, como alojamientos y otras actividades en la zona, permitiendo su difusión de forma remota y directo al cliente. Plataformas de integración y crecimiento profesional como es Atmex, en las que nos podemos conocer, integrar, capacitar, incluso comercializar, formando alianzas, prosperando juntos, ponen a nuestra disposición la clave del éxito: la integración como gremio, y el fortalecimiento de nuestras habilidades como líderes de nuestros proyectos. 

Estos dos increíbles lugares son reflejo de dos enfoques muy diferentes de turismo de naturaleza; mientras que Kantemó debe servir de referente a nivel regional, la vulnerabilidad del Volcán de los Murciélagos debe motivarnos para prevenir que el turismo mal gestionado comience a carcomer los tesoros naturales que la Península de Yucatán tiene que ofrecer. 

Como prestadores y usuarios de servicios turísticos, debemos fomentar el ordenamiento, la expedición de reglamentos, inspecciones y certificaciones de seguridad y sostenibilidad; como viajeros conscientes debemos educarnos previamente sobre los lugares que estamos visitando, por qué vamos y qué dejaremos cuando nos vayamos. 

El turismo es un intercambio de experiencias, no un producto que se pueda comprar y desechar al final del día. Lo que sucede en un viaje permanece dentro de nosotros, de aquellos con los que convivimos y los lugares que visitamos, eternamente. 

Referencias:

Escalona Segura G. et al. Programa de manejo de la cueva “el volcán de los murciélagos” Calakmul, Campeche. 2010/07/13-2013/06/30. ECOSUR, FCQB_UAC, Investigaciones Jurídicas de la UAC, EPOMEX-UAC, UAT. Consejo Estatal de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico de Campeche.  Recuperado de: https://www.ecosur.mx/ecoconsulta/busqueda/detalles.php?id=54014&bdi=0

Escobedo E y Calme, (2005). Informe final Subproyecto Néctar SNIB-CONABIO BJ002. México.http://www.conabio.gob.mx/institucion/proyectos/resultados/InfBJ002_murcielagos.pdf 

Gulf of California Marine Program (2018) Chasing MaChasing Mangroves Across the Yucatan Peninsula. BlogCoastal & MarineGeneral. 06/14/2018. Disponible en: http://gulfprogram.ucsd.edu/general/chasing-mangroves-across-the-yucatan-peninsula/ 

Kantemo Beejkaxha Turismo Comunitario (2014) Historia de la cooperativa de Kantemó. Disponible en:: https://kantemobeejkaxha.wordpress.com/2014/08/05/historia-de-la-cooperativa-de-kantemo/

Morales, J.J. (2014) Serpientes y ecoturismo comunitario. Supermexicanos.com Disponible en: https://www.supermexicanos.com/catalogo/kantemo/ 

Tecnológico Nacional de México (s/f) Arturo Bayona, un hombre que llegó a Quintana Roo para trascender. Sitio Web. Disponible en http://www.dgest.gob.mx/culturales/arturo-bayona-un-hombre-que-llego-a-q-roo-para-trascender

Vargas, J. et al. (2012) Conservación de Murciélagos en Campeche. Asociación Mexicana de Mastozoología 3(1):53-66 DOI: 10.12933/therya-12-56 Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/275497092_Conservacion_de_Murcielagos_en_Campeche 

Previous
Next
Previous
Next

Síguenos:

Contáctanos

Ponte en contacto con el equipo de ATMEX.

Contact Us