fbpx

¿Por qué existe ATMEX?

Es bien sabido que México alcanzó el sexto lugar dentro de los paises mas visitados del mundo según reportó la propia Secretaría de Turismo de México en 2018, alcanzando los 41.5 millones de turistas internacionales, superados solamente por Francia (Nº 1), España (Nº2) Estados Unidos (Nº3), China (Nº4) e Italia (Nº5). Si le creyéramos a los reportes de la industria… sentiríamos que México es sin duda una potencia turística mundial; sin embargo tenemos una serie de retos que les quisiera compartir:

Primero… en términos de contribución económica, podríamos ver que el turismo aporta el 10.4% del PIB mundial según la Organización Mundial de Turismo, mientras que en México, la industria turística contribuye solamente un 8.7% de acuerdo a la  información más reciente del INEGI. En otras palabras… si tuviéramos un posicionamiento “promedio” dentro del ranking mundial… México debería contribuir casi con un 3% más del producto interno bruto. Y no solo esto, sino que si fuéramos “potencia”, deberíamos aspirar a que la contribución del turismo a la economía nacional fuera superior al promedio global. En este sentido… podríamos pensar que México tiene un “déficit de aportación económica” que pudiera ser de al menos 3%, pero que podría ser tan alto como un 5% o 6% del PIB.  ¿Se imaginan ustedes que pudiera hacer México con un crecimiento del PIB de ésta magnitud? No me viene a la mente ningún otro sector económico que pudiera representar este volumen de crecimiento a nuestro país. 

Segundo… los 41.5 millones de turistas están altamente concentrados en 4 destinos o “regiones” turísticas: Cancún y Riviera Maya, Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, Los Cabos y la Ciudad de México. La pregunta aquí es: ¿Dónde queda el otro 97% de la superficie del país? Hay incontables otras regiones y destinos de alto o altísimo potencial turístico, que hoy desafortunadamente todavía no participan activamente dentro de la economía turística nacional.

Tercero… tenemos una obscena dependencia de un solo mercado. El 82% de los turistas internacionales provienen de Estados Unidos, mientras que en un contexto global, las américas en su conjunto apenas representan el 16% de la emisión de turistas. Simplemente aplicando un poco de teoría de riesgo, a cualquier principiante le debería quedar claro que no es sano depender tan fuertemente de un solo mercado, principalmente si existen opciones muy viables en otros lados.

Cuarto… México tristemente sigue siendo un destino “mono-producto”. Seguimos siendo un destino de sol y playa (particularmente bajo la modalidad “all inclusive”) que si bien ha dejando importantes dividendos utilizando una óptica de “atractividad” basada en el modelo inmobiliario de FONATUR de los 70´s, hoy está lejos de cumplir con las expectativas del turista moderno. Esto quedó perfectamente documentado por un estudio desarrollado por la OCDE en 2017 donde José Ángel Gurría explicaba: “Los retos en materia de política turística incluyen el replantear el modelo turístico para que sea más inclusivo… incrementar la participación para pequeñas y micro empresas, y conectar nuevos mercados y destinos”.

Con lo anterior en mente, cualquier persona que entienda de estrategia y desarrollo económico debería entender que queda mucho trabajo por hacer para poder cobrar la posición que México merece en el plano turístico mundial.

Y es precisamente en este contexto que hemos diseñado y “afinado” la visión de ATMEX. El turismo de aventura y naturaleza es uno de los segmentos de mayor potencial en el país que nos permitirá lograr un paulatino reposicionamiento de la oferta turística nacional.

Sabemos que el turismo de aventura en méxico es altamente competitivo, y con base en un estudio realizado por Xola Consulting en 2011, mismo que Experiencias Genuinas actualizó en 2017, se ha podido identificar una muy alta correlación entre los destinos de mayor potencial en el segmento de aventura con los estados de mayor pobreza en el país. En otras palabras… si realmente tuviéramos conciencia social, el turismo de aventura tendría que convertirse en una de nuestra prioridades como país.

Al mismo tiempo, el turismo de aventura representa un gasto promedio por persona entre 6 o 7 veces superior al gasto promedio actual en México y la estadía promedio es entre 2 y 3 veces mayor.

Por todo lo anterior ATMEX busca poner en valor el producto que tenemos actualmente en el país, al mismo tiempo que generamos alianzas de negocio que favorezcan el desarrollo de nuevo producto. En nuestra edición 2018, las nuevas alianzas de negocio generadas en nuestra edición ATMEX Colima representaron un crecimiento potencial para las empresas que participaron de más de $500 millones de pesos.

Esto aún no es suficiente para inclinar la balanza en términos del PIB nacional, pero estamos convencidos que cada edición de ATMEX es un paso en la dirección correcta. La gente que nos acompaña año tras año conoce nuevos destinos que hoy están “por debajo del radar”, le damos oportunidades a emprendedores que tienen propuestas originales que están en línea con lo que busca el consumidor moderno; inspiramos a nuevas generaciones de empresarios, empresas sociales y comunidades que quieren poner en valor su capital natural y cultural, y lo más importante… desarrollamos una nueva industria que no solo es sustentable (incluyendo el ángulo de rentabilidad) sino que tiene un enfoque 100% regenerativo que al mismo tiempo DISTRIBUYE los beneficios y DIVERSIFICA los mercados que atendemos. 

Los invitamos a ser parte de este movimiento de cambio y que nos ayuden a convertir a ATMEX en una plataforma que redefina el potencial turístico de México. Para eso existe ATMEX.


X